??
Editorial

La educación universitaria es imperante para el logro de una verdadera transformación social, la consolidación de la soberanía nacional y la construcción de una sociedad mejor. El acceso a los saberes y haceres, la oportunidad de formación, la creación intelectual, el desarrollo tecnológico y el aprovechamiento creativo son claves para el desarrollo humano integral y sustentable.

El reconocimiento, la comprensión y el conocimiento de nuestra diversidad y potencialidades como país, la búsqueda de la justicia social, el combate de la pobreza y de todas las formas de exclusión social, la consolidación de la participación protagónica del pueblo venezolano, de la democracia participativa y de la ciudadanía democrática, la expansión y la democratización de las capacidades educativas - científicas - tecnológicas y económicas de la nación, la soberanía alimentaria, la conservación y enriquecimiento del patrimonio cultural, la garantía universal e indivisible de los derechos humanos, la democratización de la sociedad internacional, el equilibrio ecológico, la integración latinoamericana, el fortalecimiento de la condición humana y los procesos que faciliten la paz, la comprensión y la colaboración entre los pueblos de todo el mundo; son aspectos donde la educación universitaria tiene compromisos insoslayables y la convierten en una necesidad ineludible.

El aceleramiento de los cambios y transformaciones tecnológicas, políticas, culturales, sociales y éticas ha puesto de relieve la necesidad de la educación a lo largo de toda la vida y, para ésta la educación universitaria ha sido considerada una plataforma relevante; pues le corresponde generar procesos de aprendizaje abiertos y permanentes, así como abrir puertas para que tales aprendizajes puedan incorporarse a los acervos cognitivos. Por lo que este acceso a la educación y la oportunidad de intercambio de saberes, a lo largo de toda la vida, en una sociedad participativa y protagónica y enrumbada al socialismo como la que se está construyendo, no puede ser sólo para unos cuantos.
Ha llegado el momento de que las Universidades asuman y construyan los espacios abiertos para el aprendizaje permanente y propicie oportunidades de formación múltiples y flexibles, en cuanto a contenidos, modalidades, trayectorias y poblaciones a quienes van dirigidas, atendiendo las necesidades sociales de educación, la deuda histórica acumulada y que esté abierta a toda persona que haya culminado satisfactoriamente la educación media, sin distingo de edad, sexo, religión, culto.

La educación universitaria tiene la responsabilidad de ser garante de la manifestación de la democracia educacional participativa, la cual exige garantizar el acceso a la educación universitaria de los graduados de la educación media, sin más limitaciones que sus aspiraciones, capacidades y vocaciones, y permitir que los estudiantes que a ella acceden alcancen logros significativos en su desempeño por profesionalizarse. Ello, ha requerido que la universidad asuma el inicio de su reforma, reacomodo o cambio: el inicio de la transformación de sus estructuras y procedimientos académicos y administrativos, propiciando así el cabal cumplimiento de su misión social, su razón de existir.

La Universidad Nacional Experimental “Francisco de Miranda” fue creada en 1977. Próxima a la celebración de su XXXVI aniversario muestra hoy con orgullo a Falcón el crecimiento exponencial en matrícula y oferta académica, siendo también estandarte de un equipo humano de trabajo que durante cinco años de gestión ha consolidado, como política irrenunciable del Estado venezolano, un acertado modelo de transformación universitaria incluyente, de educación universalizada, vinculado con las comunidades y al modelo económico socio - productivo y eco - socialista.
Con la llegada de los programas nacionales de formación a los municipios, el radio de acción de la UNEFM abarca hoy toda la geografía falconiana y, a través de convenios de cooperación con instituciones públicas, también a entidades como Carabobo, Yaracuy, Lara, Trujillo, Barinas y Portuguesa.

Para el desarrollo de sus actividades, el Alma Mater se apoya hoy día en el trabajo de 4.829 trabajadoras y trabajadores: 3.129 docentes, 1.143 administrativos y 557 obreros, siendo los últimos 295 de éstos, incorporados a la nómina de la institución tras prestar sus servicios por años en condición de tercerizados.

Actualmente, la UNEFM cuenta con sedes propias en el municipio Miranda, los Complejos Académicos Los Perozo, Santa Ana, Los Borregales, Ing. José Rodolfo Bastidas (El Hatillo), El Sabino y Centro - Norte Dr. Marino Colina (Cumarebo), así como también las sedes de la Unidad Académica Integrada para la Sierra Falconiana en el municipio Federación (Churuguara), la modalidad Aprendizaje Dialógico Interactivo (ADI), el Anexo Hospital Van Grieken y el edificio Don Juan de la Montaña en Coro.

De igual manera, la casa de estudios cuenta con las sedes administrativas: Edificio Rectorado, Decanato del Área de Acción Social y sede de la planta TV UNEFM, Archivo Histórico del estado Falcón, Casa del Balcón de los Arcaya, Museo Alberto Henríquez, sede de los Programas Municipalizados y PNF, Centro de Investigación en Ecología y Zonas Áridas (CIEZA), sede del Departamento de Transporte (antiguos talleres FOPE), Centro de Investigaciones Tecnológicas (CITEC) y sede de la Emisora UNEFM 104.1 FM e INUFALCA.


Transformación Universitaria o nada,

¡Qué viva la UNEFM del pueblo!..